Páginas

martes, 4 de abril de 2017

Hay días



Fuiste la piedra que se cruzó en su camino y que se convirtió en roca. Roca que duele, roca que incendia, roca que mata. Se hizo millones de veces la misma promesa: huir, correr, correr, huir. Pero nunca lo hizo, se transformó en lo que fue por un tiempo largo y doloroso a partes iguales, porque dicen que lo que duele se hace eterno y tú le dolías demasiado.

Se transformó en aquella que ya no se maquillaba por sentirse guapa, sólo lo hacía por tapar los golpes que tú le dabas, aquellos que al principio eran espaciados, y al final cada día por la mínima chorrada: tanto si las lentejas estaban calientes como si te parecían heladas.

Fue tu esclava, tu criada, tu enfermera, tu almohada, así no se puede querer, así no merecía ser amaba. No de aquella forma tan devastadora, no de aquella forma que le llevaban poco a poco por el camino a la más absoluta nada. Agarrada de la mano del príncipe que se convirtió en villano, y le destrozaba.

Pero dicen que hay días que llegan y son días de verdad, días con sol, días con aire, días con espejos para mirarte y pensar : ahora es el momento y hacerlo. Salir corriendo, huir, buscar salida, buscarse a sí misma.

Sí, porque hay días y días, días en los que de repente no sólo piensas que se acabó, hay días que simplemente se acaba todo. Hay días en los que tus piernas te piden correr, días en los que puede llover o nevar, granizar pero ella decidió ser fuerte. Hay días en los que ella sale a flote y te deja a tí atrás, porque vivir con miedo, miedo a todo es lo peor que le has podido enseñar.

Pero ahora, justo ahora, ha aprendido a encontrarse a sí misma, ha aprendido a caminar, a desechar todas las rocas que dejaste en su alma, a apartar tu lastre para siempre de su vida. Ha aprendido que sin ti es de nuevo ella, y jura que no se volverá a perder nunca, nunca jamás.
D. Lorefield

Conozco a una de esas personas a las que quiero muchísimo, que tuvo ese día en los que salía adelante, en los que veía el sol... Porque sí, hay días de esos. Por un mundo sin maltrato, por un mundo sin agresiones. Por un mundo donde no hayan más mujeres muertas a manos de nadie.  Decididamente, por un mundo mejor.