Páginas

martes, 26 de abril de 2016

Donde el corazón te lleve




"Cada vez que te sientas extraviada, confusa, piensa en los árboles, recuerda su manera de crecer. Recuerda que un árbol de gran copa y pocas raíces es derribado por la primera ráfaga de viento, en tanto que un árbol con muchas raíces y poca copa a duras penas deja circular la savia. Raíces y copa han de tener la misma medida, has de estar en las cosas y sobre ellas: sólo así podrás ofrecer sombra y reparo, sólo así al llegar la estación apropiada podrás cubrirte de flores y de frutos. Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda. Respira con la confiada profundidad que respiraste el día que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga: aguarda y aguarda más aun. Quédate quieta, en silencio, y escucha a tu corazón. Y cuando te hable, levántate y ve donde él te lleve. "
Fragmento Donde el corazón te lleve- Susana Tamaro

martes, 19 de abril de 2016

Kaleidoscope


Que no tengo tiempo suficiente para entrar a SL es por todos sabido, pero aún y con esas cuando entro sigo encontrando amigos que quiero, y charlamos aunque sean 10 minutos, a los que aprovecho la entrada para agradecerles sus ims, sus notes y todo su cariño.

 El otro día estuve de paseo. Verdaderamente hacía muchísimo tiempo que no caminaba por esa segunda vida como una viajera con mochila y el otro día me tomé mi tiempo para hacerlo y así es como conocí Kaleidoscope, y de verdad que me encantó. Tengo que dar las gracias a Christin que me envió el landmark mediante im.









Fantástico lugar sin dudarlo ni un momento. Tranquilo, relajado, y sin lag. Aquí os dejo el taxi para los viajer@s, para los curios@s, para vosotr@s, esperando que os encante tanto como a mí Kaleidoscope un lugar precioso

martes, 12 de abril de 2016

Aférralo




Mira, a mí todo el mundo me considera un descerebrado, no me hagas mucho caso, pero esa es una de las gilipolleces más grandes que he oído en la vida. Las personas que realmente pueden hacerte daño son las que te importan de verdad. Se te meten dentro y te destrozan has el punto que crees que no podrás recuperarte, pero me amputaría el brazo aquí mismo porque  mi mujer volviera a hacerme sentir así una vez más. 

Mi esposa no sólo me partía el corazón, ella me lo arrancaba, se liaba a pisotones con él, se lo daba de comer al perro, no tenía piedad conmigo, pero ya nunca me hará daño. Nunca volveré a sentir eso. 

Y tú aquí, amargándote por algo que tienes, porque tú lo tienes, así que aférralo con las dos manos y no lo sueltes. 
The Punisher- El castigador

martes, 5 de abril de 2016

Sin tu latido...


Es de esas veces que lees, y piensas "no puede ser", "estoy soñando", simplemente porque te niegas a creértelo. Es de esas veces en las que verdaderamente es increíble que ciertas cosas sucedan, pero aunque te restriegas los ojos, la noticia sigue ahí, delante de tu mirada absorta y perdida. 

Hay quien piensa que aunque todos somos buenos, siempre hay un punto que no se es tanto, y que aunque en la mayoría de las ocasiones esos puntos no salen a la luz porque simplemente no es lo habitual, ni lo normal, quizás la situación extrema llega y ni tú mismo sabes que es extrema hasta que finalmente ... sí, es una situación extrema. 

No sé. No sé lo que nos lleva a veces al ser humano a hacer ciertas cosas teniendo comprensión, diálogo, corazón para sentir... y ... a pesar de todo, no significa que seas malo, eres bueno, eres de esas típicas personas buenas de verdad. Y si a mí me preguntan, yo tengo claro que eres bueno, y no es que lo crea, es que lo sé, lo sé, lo sé...

 Pero cuando una situación extrema llega, ¿sale de nosotros lo malo que llevamos dentro? o ¿realmente no tenemos nada malo y la situación nos supera y se nos escapa de las manos? 

En cualquier caso, creo que seguimos siendo buenos pero a veces cometemos errores que nos marcan de por vida. Sólo espero que sepas perdonarte a tí mismo, porque aunque el resto del mundo pueda hacerlo, eres tú quien primero debes hacerlo, y aprender a vivir una vida diferente, totalmente diferente...


martes, 29 de marzo de 2016

... Y que me quiten lo bailao


No, no dejé mi trabajo porque quise, ni tampoco porque estuviera cansada (que lo estaba porque era demasiado estrés, y demasiadas responsabilidades) . Durante años, y cada año que pasaba era más responsabilidad, según decían siempre, por ser polifacética. Un día simplemente decidieron que debía decir adiós, así sin más. Que una mujer se quede embarazada resulta algo extraño. A la hora de contratarla no tienen en cuenta este pequeño "detallito" y de repente un día sucede ese milagro y es cuando en mi caso decidieron que mi carrera en la empresa se acabó. Me hundí. Lo reconozco. Sí, porque no sabía otra cosa que trabajar, de repente debía buscar trabajo en una época donde verdaderamente es complicado. Luego la vida te va situando poco a poco en dónde debes estar, y me pasaron todas esas cosas que es la vida, y aprendes que estudiarla y reestudiarla no vale la pena, que para eso existen los libros. 

He estado años parada. No completamente parada, porque los que me conocéis sabéis que en mi caso eso es prácticamente imposible. Hice cursos de reciclaje de finanzas, me saqué el carnet de conducir y conocí gente maravillosa con la que salir y entrar. Viajé. Me mimé y me mimaron mucho, mientras yo intentaba conseguir el sueño de quedarme embarazada y más o menos sabéis por dónde pasé, así que me ahorraré ese trocito. 

Durante este año y pico he disfrutado de mi niño, le he visto crecer, cada minuto, cada segundo. Es la cosa más maravillosa del mundo y siempre que me preguntan, no lo dudo: si puedes criar a tu hijo, hazlo, porque esos años nunca vuelven y nadie, absolutamente nadie, te los devuelve. Vale la pena, pero muchísimo. 

Ahora trabajo. Mi niño va a la guardería a jugar con los amigos con los que está encantado de la vida, y quiere a su profesora, tela marinera.  Pero yo, me considero afortunada por haber disfrutado de mi niño durante este tiempo donde ni a él ni a mí nos van a quitar esos días de caricias, mimos, abrazos, besos, miradas cómplices, sonrisas, juegos e incluso lloros y rabietas (ahora estamos en esa época de "nonono" y "mío, mío, mío"). Feliz de haber tenido la fortuna de haber bebido cada minuto y segundo con mi niño... y que me quiten lo bailao ;)